HISTORIA DEL FUERTE DE SAN JOSÉ

EL FUERTE DE SAN JOSÉ DE BUENA VISTA

            El Fuerte de San José de Buena Vista, ubicado en el extremo sur de la Ciudad Capital con una altura superior a los veinte metros sobre el nivel del resto del terreno y su posición ventajosa que permitía a mediados del siglo XIX el control visual del valle y del ahora centro histórico. Fuentes no confirmadas indican que en la falda  oeste de la colina se encontraba el cementerio de la Villa de El Guarda y posiblemente el Presidio del San Carlos.

            Este sitio fue seleccionado por el General Francisco Morazán para ubicar una sección de su Ejército durante la invasión a Guatemala en 1829, lo que define su gran valor estratégico.

            Luego de la segunda invasión de Morazán en 1840, el General Rafael Carrera consideró urgente la necesidad de resguardar la Ciudad Capital, iniciando una evaluación de las áreas que debían utilizarse para la construcción de fortalezas defensivas, con una orientación que permitiera posteriormente la construcción de muros interconectados con el fin de crear una ciudadela, definiendo la colina de Buena Vista con el punto de partida para dicho proyecto.

            En 1843 se designa al Agrimensor de la Ciudad Capital Don José María Cervantes, elaborar y concretar la construcción del Castillo de San José.

Los trabajos se extendieron por espacio de tres años y lamentablemente no ha sido posible establecer los detalles, y la planificación de la misma, solo se indica que se inició con la mayor premura posible ante los levantamientos de los Lucios y los Cruces en oriente. No obstante, se tiene conocimiento de la ubicación de un puente levadizo, un foso de agua que circulaba toda la perimetría del Castillo, así como los impresionantes muros defensivos.

            La inauguración se concretó tres años más tarde, el 25 de mayo de 1846, cuando se celebro una misa de Acción de Gracias en la antigua Iglesia del Calvario, de donde salió una procesión con la imagen de la virgen de Santa Bárbara rumbo al Castillo y la tradicional bendición de instalaciones que estuvo a cargo del Obispo José María y Croquer. 

            Apenas un año después de su fundación, el Castillo de San José ya era considerado el principal Almacén de Guerra de Guatemala.

 

            En sus inicios, el Castillo de San José fue denominado Castillo de Carrera en honor a su fundador y también Castillo de Santa Bárbara, pues desde la lejanía era posible observar la imagen de esta última en el muro principal de la fortificación.

            Para 1852 el nombre de San José se había generalizado entre los habitantes de la Ciudad capital, aunque en los círculos militares era denominado Cuerpo o Brigada de Artillería de Santa Bárbara.

            En el año de 1854 luego de desarticular y trasladar a Guatemala las piezas de artillería del Fuerte de San Fernando de Omoa Honduras, se designó al Fuerte de San José como depositario de la misma en donde se ubicaron hasta su fundición durante el gobierno del General José María Orellana Pinto para acuñar monedas de un centavo.

            En el año de 1866 se le designa el mando del Fuerte de San José, al Sgto. Emilio Rascón, quien estableció mayor rigidez en las normas del comando; para ese año la fortaleza ya era utilizada con fines de presidio, reglamentándose también  la visita para los reos.

            Luego del triunfo de los liberales el Castillo mantuvo sus funciones de arsenal de artillería, además de almacén para el moderno armamento que se adquirió, así mismo fue suprimida la función como presidio por lo que las bartolinas fueron cerradas, y las instalaciones fueron utilizadas como alojamiento para tropas.

            Uno de los mayores beneficios a nivel general  que se obtuvo del Fuerte de San José de Buena Vista fue en el año de 1872, con la creación de la primera escuela de educación primaria  para alfabetización de soldados.

            Cuarenta y cinco años tuvieron que transcurrir para que el Fuerte de San José quedara totalmente dañado por los movimientos telúricos de los terremotos de 1917 y 1918, nombrándose al General Rodolfo Mendoza como Comandante del Fuerte,  dando inicio a la reestructuración del mismo, y haciendo un estudio minucioso para que autorizaran los fondos necesarios para poder reconstruir las instalaciones modernas y funcionales.

            Durante el gobierno del General Jorge Ubico Castañeda se hacen los estudios para la remodelación del ya casi centenario Fuerte de San José que se extendería en un periodo de casi veinte años; esta década de los 40s, lo que mas afectó notablemente el destino del Fuerte de San José, fue la caída del General Jorge Ubico Castañeda y la designación del General Ponce Vaidez como Presidente de Guatemala, los problemas políticos generaron protestas que desembocaron en el temor a un posible levantamiento de parte de los Fuertes de San José y Matamoros.

            La madrugada del 20 de octubre de 1944, se genera un levantamiento de parte de la tropa de la Guardia de Honor, quienes exigieron la rendición de los Fuertes pero estos se negaron y fueron objeto de un ataque masivo; provocando un incendio de tal magnitud, que se salvó únicamente el torreón principal o área de baterías, siendo posteriormente ocupadas sus área por la Brigada Militar Guardia de Honor y el personal reubicado en los terrenos que ocupara la Base Militar la Aurora. En el año de 1969-1976 se efectuó una clasificación exhaustiva del armamento y objetos relacionados con la historia militar del país, el 4 de febrero de 1976 el terremoto dañó notablemente las estructuras del mismo por lo que fue necesario evacuar toda la colección allí resguardada y dejándola en calidad de depósito.

             En el año de 1984, se publica el Acuerdo Gubernativo No. 573-84 en el cual se asigna el oficialmente el área de las Baterías del antiguo Fuerte de San José para el funcionamiento del Museo Militar.

            En el año de 1998 por orden del Ministro de la Defensa Nacional, General de División  Héctor Mario Barrios Celada autoriza, los fondos para remodelar las instalaciones del Fuerte de San José y Museo del Ejército; concretándose las labores el 25 de mayo de 1999, fecha conmemorativa a la fundación del Fuerte de  San José de Buena Vista.

            Finalmente en julio del año 2000, durante las gestiones del General de Brigada Juan de Dios Estrada Velásquez, se ordenó por acuerdo gubernativo No.373-2000, publicado en la Orden General para Oficiales del Ejército No. 09/2000 del 01 de agosto del año 2000. la creación del Servicio de Historia Militar sede en las Antiguas instalaciones del Fuerte de San José de Buena Vista.

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: